Escleroterapia de varices: Eliminación sin dolor

escleroterapia de varices

ESCLEROTERAPIA DE VARICES                    ELIMINACIÓN SIN DOLOR

 

 

 

Las varices

Las varices son ensanchamientos de las venas que, por una insuficiencia de las válvulas que deben impedir el retorno de la sangre por la misma, empiezan a crecer, por una acumulación de líquido. 

Dependiendo de su localización se pueden tratar mediante diferentes técnicas, como la cirugía o la escleroterapia de varices.

Los lugares más comunes donde se pueden formar las venas varicosas son las extremidades inferiores. Pero también podemos encontrarlas en otras partes del cuerpo, como la región anal, los testículos, la región pélvica femenina o el esófago entre otros.

El cuadro sintomático de las varices variará dependiendo de en qué estadio se encuentren, del número de las mismas y de la importancia de las venas afectadas. Así, es posible encontrar varices en formación, asintomáticas (estadio I), varices que empiezan a producir  molestias (estadio II).  También las varices que causan cuadros de inflamación cutánea moderada (estadio III) o incluso la ulceración del tejido dérmico y reacciones eccematosas amplias (estadio IV).

Pese a que las varices pueden tener diversas causas se pueden prevenir, en parte, practicando hábitos de vida saludables. Se recomienda hacer ejercicio moderado diariamente, evitar el consumo de tabaco y controlar los niveles de colesterol. Es aconsejable evitar periodos largos en pie de forma estática (sin caminar o correr).





Los mejores tratamientos para las varices

Después de un diagnóstico detallado, en que se pueden evaluar y determinar tanto el origen como la gravedad del problema, el tratamiento más indicado suele ser la escleroterapia de varices.

Nuestro tratamiento con microespuma esclerosante consiste en la punción de la vena afectada y la introducción en la misma de una microespuma. Su función es taponar la vena, para que el organismo deje de utilizarla y sea reabsorbida por el cuerpo.

La escleroterapia es un tratamiento que casi no tiene complicaciones ni efectos secundarios, lo que lo convierte en un tratamiento muy acertado.